Carlos Silveyra

Pero veamos qué son las adivinanzas. Las definiciones abundan, desde las más ingeniosas – «Tiene forma de poema / pero en realidad es un problema» dice una adivinanza de autor anónimo cuya respuesta es ‘la adivinanza’ – hasta las más complejas y minuciosas.

Se trata de una manifestación en verso, de autor anónimo, que tradicionalmente se difundió por vía oral aunque actualmente también solemos conocerla a través de su escritura. Predominan las cuartetas compuestas por versos octosílabos y con rima en los versos pares, aunque también las hay de variada cantidad de versos y métrica.

Lo verdaderamente singular de estos pequeños poemas es su finalidad: se trata de un artilugio mediante el cual dejamos ver ciertos indicios y, preciso es decirlo, buscamos confundir levemente al oyente para facilitar y a la vez dificultar que logre su objetivo, esto es, coja el significante y acierte con la respuesta.

Adivinanzas, o la supervivencia de una manera poética de nominar el mundo

Anuncis